El Líbano se ha constituido a lo largo de la historia como el país mediante el cual Colombia desarrollaba sus relaciones con Oriente Medio.

Las relaciones entre Colombia y Líbano iniciaron en 1948 al establecerse la Legación de Colombia, y posteriormente en septiembre de 1960, ésta se transformó en Embajada con sede en Beirut. El Líbano mantiene su Embajada en Bogotá.

Muchas empresas han sido fundadas por libaneses o descendientes de libaneses. También son muy activos en la política con una amplia representación en cargos de elección popular en todos los niveles.
El Líbano y Colombia han fortalecido su relación comercial por medio de la venta de ganado de Colombia hacia el Líbano a través del Instituto Colombiano Agropecuario (ICA).